Uncategorized

Mis amigas, las emprendedoras

Últimamente, cuando pronuncio la palabra “showroom” mi marido empieza a temblar. “Pero si solo voy a mirar”, le digo. “A un showroom vas a comprar, punto” (téngase en cuenta que andamos ajustados de presupuesto). Eh, bueno, es cierto. Siempre termino comprando algo pero, ojo, de acuerdo a las posibilidades del presupuesto familiar.

Así es como conocí a un grupo de emprendedoras que me fascinó. Desde hace ya un tiempo, casi no compro en cadenas de tiendas porque prefiero apoyar a los valientes que se atreven a hacer negocio en el Perú, con nuestra materia prima y que, muchas veces, viven de eso. Las grandes cadenas ya tienen quien las alimente, no me necesitan.

Petit Patuk, Ecobebé, Minime, Afrodita y la hora del té… no solo he hecho “caseras” sino amigas. Podemos conversar de todo: maternidad, paternidad, los esposos, los hijos, los nidos, los colegios, estoy enferma, me pasa esto… ensuciamos el piso comiendo galletas y observamos a nuestros peques jugar (o pelear, je).  Nos hacemos favores, nos damos ánimos y terminamos felices al descubrir que todas las madres tenemos un punto de confluencia en el cielo ;).

Creo que de las cositas que hacen ya les he contado, no porque este sea un blog comercial –como se habrán dado cuenta, casi no promociono nada, salvo que me parezca realmente recomendable– sino porque me provoca compartir con ustedes esta experiencia de conocer gente como uno: mis amigas, las emprendedoras.

Ecobebé, Petit Patuk, Mei Tai Afrodita y la Hora del Té
Ecobebé, Petit Patuk, Mei Tai Afrodita y la Hora del Té

Recientemente, he conocido a Gemma. Ella es fotógrafa, una mujer con la que puedes conversar rico de todo. Tanto ella como su pequeño tienen unos rizos espectaculares. (¿qué shampoo usará? Jaja). Me encanta su chamba porque no solo capta la belleza, sino también la sencillez y hasta hace marcos de fotos con botones, tarjetas… bien chéveres.

Pronto le tomará fotos a mi Cris, algo tipo esto:

Gemma
Gemma

Quisiera algo así, en la calle, el parque, la tarde… algo que refleje libertad, porque así es mi niña desde el día en que nació, no solo por naturaleza sino también por decisión: libre.

Este grupo y otros más, que todavía no conozco, estarán en dos showrooms a los que pienso ir, aunque Raúl luego ponga cara de “¡insensata”! (jaja). Voy a mirar nomás. Y si veo algo bonito, les cuento ;).

Showroom de La Tata
Showroom de La Tata
Showroom de Las Pecas
Showroom de Las Pecas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *