ColumnistasCrianzaUncategorized

La verdad de la crianza con apego

Por Begoña Songel, Mei Tai Afrodita y la hora del Té

Mi garbancito ya tiene 3 años, y son 3 años y 9 meses de crianza con apego.

Al principio no sabía ni que existía esa terminología, lo que hacía era seguir mi instinto ante viento y marea.

Y hoy me pregunto: ¿No hubiera sido más fácil una bofetada a tiempo? ¿Y si hubiese aplicado el Método Estivill? Estoy convencida de que mi vida sería más tranquila, mi hijo haría caso a la primera y los berrinches serían cortados de raíz.

Nadie nos cuenta lo difícil que es criar a un hijo, y más difícil cuando por instinto, nadas a contracorriente.

Escuchar las necesidades ajenas y no las propias, dar explicaciones, escuchar, entender, comprender, todo eso se da en las madres que por naturaleza, y no por moda, respetan a sus hijos como seres independientes. Sí, es mi hijo, pero no es MI hijo, no es mi propiedad, es mi obligación y devoción.

Y en mí está criar una persona con sus propias decisiones, sus aciertos y equivocaciones, y darle la mano cuando cae, aunque ya le haya advertido, pues de los errores propios se aprende, pero no de los ajenos.

Criar con apego es muy difícil, a veces siento que lo estoy haciendo mal, pero siempre hay una sonrisita pícara, un “mamáaa” que me dice que voy por el buen camino. Y con esto no digo que sea maravillosa, pues me pueden los nervios, me tiro de los pelos y en casa siempre hay una voz más alta que otra, tengo mis miles de defectos.

Pero una decisión tomada desde el corazón nunca es equivocada.

 

crianza con apego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *