Peace and love. All you need is love. No woman no cry. Me encantaría saber si los tíos que escribieron estas inspiradoras canciones tuvieron alguna vez que buscar depa, auto y comenzar un nuevo trabajo, todo al mismo tiempo.

Un depa hermoso, de buen precio, un día apareció. Y su dueña, la bruja del 71, me hizo ir a la comisaría a sacar antecedentes policiales… Para decirnos, al final, que quería que le pagáramos el año completo. Casi vuelvo a la comisaría, pero con ella de los pelos. Poco antes, conocimos a un bello PT Cruiser Chrysler. Mi sueño vintage… que no podíamos pagar.

Y así, una y otra. Y resonó ya no una canción, sino una frase de San Agustín, a cuyo fan club pertenezco: «La oración es la fortaleza de los hombres y la debilidad de Dios». Buscamos entonces alguien que nos hiciera la gauchada en el Cielo y el llamado fue un señor santo (aunque no está canonizado) que se llama Isidoro Zorzano. Un tigre el hombre. Rezamos, y rezamos, y hoy ya tenemos depa para alquilar y auto.

Pero como los seres humanos somos tontos, yo estoy aquí con insomnio, entre cajas y ropa recién lavada para embalar, dando vueltas sobre la tarjeta de propiedad, los bancos, la deco del cuarto que mi Cris al fin tendrá…

O sea, estoy estresada. O sea, tengo a mi esposo que es un amor, pero yo necesito, hoy y ahora, un empático abrazo y un «ya falta poco, ustedes pueden». Si alguien se anima, ya sabe dónde encontrarme.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *