ColumnistasCrianzaUncategorized

Amor con amor se paga

Por Ana María Silva, Asesora Educativa Familiar. Puedes contactarla en: anisilvap@hotmail.com

“Amor con amor se paga. El amor no cuesta nada. Se regala con un beso y con una sonrisa también. Un abrazo, un te quiero, tan sencillo como eso es. Si alguien tiene hambre, compártele tu pan. Si alguien está solo, invítalo a jugar. Si ves un niño triste, sonríele y verás, que regalando amor, feliz te sentirás.

Amor con amor se paga …

Si alguien te necesita, tu ayuda debes dar. Muy pronto y sonriendo, no vale renegar.

Para ser generoso, atento hay que estar, a dar siempre la mano, sin nada esperar.

Amor con amor se paga …”.

Es la sencilla letra de una canción que se enseña a los niños de pre-escolar y que me hace relacionarla con la reciente muerte del actor Robin Williams, quien tantas veces manifestaba cuán solo se sentía.

¡Qué papel tan importante tenemos los padres! Especialmente las madres, en la construcción de un ambiente familiar sano, alegre, bonito, positivo, en donde nadie se sienta solo, falto de afecto, falto de amor.

familia

La primera infancia es una etapa fundamental para la formación de cada una de las dimensiones que posee el ser humano, especialmente la afectivo-emocional, dadas las características del mundo de hoy, en que si no posees la seguridad de ser amado y de poder amar, difícilmente podrás ser feliz.

La seguridad de ser amado se nutre del amor de los padres, de los detalles de amor de los padres, del ambiente familiar positivo en el que crecemos.

Hacemos bien en preguntarnos: ¿Mis hijos se están sintiendo amados por mí? ¿Qué detalles del amor que les tengo perciben mis pequeños? ¿Estoy pendiente de mejorar el ambiente familiar para que sea grato, positivo, alegre?

¿Agoto mis esfuerzos en la búsqueda del éxito profesional, económicamente hablando, quedando sin fuerzas para los míos?

¿Está mal salir a trabajar? De ninguna manera. Debemos trabajar, necesitamos trabajar, es bonito trabajar. El detalle está en saber encontrar el equilibrio. Poner el trabajo profesional en el lugar que corresponde para construir una familia de verdad.

Hace poquito conocí la realidad de una pareja joven cuyo tiempo estaba destinado totalmente a responder a las exigencias laborales, a tal punto que su pequeñita duerme con la abuelita porque si ellos no descansan de noche, no pueden rendir en su trabajo. Estos padres, ¿podrán responder a las preguntas anteriormente planteadas? Bueno … ella me hizo el siguiente comentario: “Es que nada de esto se me había ocurrido”. Efectivamente, no hay mala voluntad ni falta de amor en el corazón, sino que simplemente no se nos ocurre.

Otro día les hablaré de cómo construir un buen ambiente familiar. Por ahora, cuidemos esos pequeños detalles que aparecen en la canción.

Hasta una próxima oportunidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *