CrianzaUncategorized

Pasión, éxito y equilibrio

Una vez más, les voy a hablar de “Los diez hábitos de las madres felices”, de Meg Meeker. No puedo evitarlo, es como una barra de manjarblanco: no te la puedes acabar en un día porque mueres de ataque de glucosa o de sed masiva… pero un pedacito nunca viene mal…

Nunca me había fijado en el subtítulo que aparece en la portada. “Para vivir con pasión, éxito y equilibrio”. Creo firmemente en que todo pasa por algo, y felizmente no había leído eso antes porque es el texto de cualquier carátula de libro barato de autoayuda. Éxito, pasión, equilibrio… la verdad, son palabras que me encantan, pero los charlatanes del progreso las han vaciado tanto de contenido que ya me dan más bien pena. Y además, cuando empiezas a leer, te encuentras con cualquier cosa menos con eso… y con eso, a la vez. Pum, magia.

Reconócete. Cuando nació tu primer bebé, nació una madre, y nacieron también muchas virtudes… y muchos defectos. O, para no ser tan dura, empezaste a practicar ciertos malos hábitos que tu vida pasada no despertaba: ahora, pierdes la paciencia más rápidamente, has aumentado tu espíritu competitivo en 120%, te llenas de comentarios y pensamientos un tanto envidiositos… te arreglas menos, piensas que el mundo exterior se acabó para ti y tu aniversario de matrimonio esperas que sea igual al día de la madre. Mmmfff… reconócete, estas u otras, pero hay cositas que pulir…

Captura de pantalla 2014-09-01 a la(s) 22.58.56

¿Ya te descubriste? Bien, keep calm. Es normal que te dé colerita la regia de tu amiga del cole que con dos meses de post parto, ya tiene de nuevo barriga plana -claro, pues, con el marido que se maneja, cualquier lipo es posible-. Es normal sentir envidia de esa compañera de trabajo que llega radiante en las mañanas, porque su hijo duerme de corrido mientras el tuyo se despierta aún en la madrugada. Es normal que te sientas panzoncita, salvo que trabajes en un reality show, nada vuelve a su sitio. Pero ojo: no tienes cuerpo de modelo… y sí la perfecta excusa para comerte esa causita que la modelo de al lado solo puede mirar. Tu hijo aún se levanta de madrugada… y te da una oportunidad más de abrazarlo, besarlo y que se sienta seguro y protegido con mamá.

Ahí está, pues, el éxito: en el equilibrio. Sí, muchas cosas te hacen sentir mal… pero encuentra el bien detrás de ellas. Y eso te hace exitosa. Y eso te da la tranquilidad para desplegar tu pasión, para que pongas alma, vida y corazón en tu familia y tus talentos.

Por un momento pensé que el subtítulo era una nimiedad. Felizmente, hoy le hice caso.

2 comentarios en “Pasión, éxito y equilibrio

    1. ¡Hola Erika! Por ahora sé que no lo venden en Perú, se agotó (está editado en España), pero si tienes smartphone te lo puedes bajar. Pones en google “Los diez hábitos de las madres felices” y ahí te salen las opciones 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *