ModaUncategorized

De lo básico a lo sencillamente genial

Recuerdo mis primeros días después de dar a luz a Cris. No me entraba nada y me bailaba todo. Mi ropa de antes era un sueño tan inalcanzable como Papá Noel y la ropa de embarazo me hacía ver como un canguro sin cría. Qué frustración. Podía caer en la tentación de andar todo el día en bata pero no, no y no. Alguna vez alguien me dijo que lucir bien (limpia, arreglada y vestida según la ocasión) no era una cuestión de vanidad, sino de hacer agradable nuestro entorno a los demás.

Oler a colonia cítrica…

Tener el pelo ordenado…

Un poco de color en rostro…

Las amigas nos queremos tal como somos, pero a mí la verdad me da un poco de depre cuando estoy con alguien que usa buzo, balerinas con medias de educación física y un moño con mechas enredadas. O sea, como me visto yo para ver el noticiero con mi taza de leche chocolatada, junto a mi esposito, antes de dormir.

Volviendo a mi historia, como gracias a Dios di a luz de manera natural, pude caminar casi inmediatamente después de que mi chiquita gritó “ñeeee”. Entonces, a poco de llegar a casa, me fui a una tienda y me compré un jean talla grande, un par de chompas y dos blusas talla post parto. Para el pelo, encontré vinchas simpaticonas y un par de Oxford de oferta completaron mi petit cajón de armas anti-dejadez.

Es matador, es cierto. Con un bebé recién nacido, más. Y ya ni les digo cuando los peques crecen y nos ponen de vuelta y tres cuartos. Pero ¡sí se puede!

Chequen estas opciones como para estos días que le meten cabe a la llegada de la primavera:

– Blusa blanca, jean y pañuelo grande. Pelo amarrado. No salen los zapatos pero pueden ser botines, balerinas… ¿el perímetro abdominal? Mientras el jean no sea muy apretado y la blusa sea un poco holgada, se te verá A1.

Captura de pantalla 2014-09-22 a la(s) 23.17.40

 

– Cardigan y camiseta larga con un accesorio que rompe con todo y alegra los tonos fríos de la tenida. Queda sencillo pero especial. Puede ir con botas, botines o balerinas 😉

Captura de pantalla 2014-09-22 a la(s) 23.28.59

 

– Esta me encanta, de pies a cabeza. El pelo no tiene que estar planchado chuto, pero mantiene cierta armonía, no se ve una cabeza de mopa. Sí, la modelo es flaca, pero nuevamente adaptamos si estamos gorditas: un jean recto tirando para pitillo (y no a la cadera, porque se escapa el rollito), blusa con cuello y jersey de color vivo. Podrían usar un collar, pero si el contraste entre la blusa y el jersey es grande, sufí.

Captura de pantalla 2014-09-22 a la(s) 23.29.41

 

– Y si toca algo más formal, no uses jean, sí quizás un pantalón de drill oscuro y un saquito o cardigan de color claro (rosado queda lindo). El quid del asunto aquí es el pañuelo y el peinado: un moño bajo que no se estira como chicle pero que se mantiene en su sitio (y sin colet, por favooor).

 

Captura de pantalla 2014-09-22 a la(s) 23.32.48

 

Como ven, todas son prendas básicas, nada rebuscado, pero sí con cuatro claves que las hacen especiales: color vivo, accesorio armonioso, peinado sencillo y maquillaje suave.

Espero les sirva y guarden el riquísimo buzo para la noche 🙂

Un comentario en “De lo básico a lo sencillamente genial

  1. Pingback: Vince Malfitano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *