ColumnistasUncategorized

Nuestra infancia marca nuestro destino

Publicado el

Por Begoña Songel, de Mei Tai Afrodita y la Hora del Té

Hace unos meses leí la biografía de un destacado personaje de la historia reciente de España.

Tenía la curiosidad de saber cómo había sido su infancia y quedé realmente contrariada.

Si ese niño hubiera tenido afecto, amor, cariño; en resumen, si hubiera tenido una infancia feliz, ¿la historia habría cambiado?

¿Os imagináis vivir así?:

¡Paquito! ¡Te mato, Paquito!

¡Paquita!

¡Le voy a arrancar la piel a tiras! ¡Se ríen de él y dicen que es marica!

El hombrón ha conseguido llegar a trompicones a la puerta de su hijo. ¡Tú marica! ¿Qué haces? ¿Qué haces Paquita?

La voz aflautada de Paquito se debe a la sinusitis.

El viento turbulento y otoñal vuelve a arreciar y una contraventana golpea en algún lugar de la casa con sonido de cañonazo. Y aquel niño frágil y endeble levanta el puño al cielo y le dice al mundo en un susurro enronquecido que hace estremecerse a sus hermanos con un escalofrío premonitorio:

¡Algún día me lo pagaréis!

 Por si alguien aún no sabe de quién se trata, estoy hablando de “Franco confidencial” escrito por Pilar Eyre.

Francisco Franco, el Caudillo, el Generalísimo o simplemente Franco, fue un militar y dictador Español integrante del Golpe de Estado en 1936 contra el gobierno de la Segunda República, que desencadenó en la Guerra Civil Española.

Durante su mandato al frente del Ejército y de la Jefatura del Estado entre 1938 y 1973, especialmente durante la Guerra Civil y los primeros años del régimen, tuvieron lugar múltiples violaciones de los derechos humanos.

Está claro que todos nacemos con una personalidad y un carácter pero si ese niño, pues todos fuimos niños, hubiera sido tratado con amor, respeto, cariño…

¿Qué hubiera pasado? ¿Seguiría siendo un personaje de nuestra historia o un simple militar? ¿Se habría producido un golpe de Estado y una guerra o solo se habría quedado en un susto?

Intentemos poner de nuestra parte para que nuestros hijos se sientan especiales, hagamos que en su interior crezca el amor y el respeto en lugar de la ira y la venganza.

cariño a los hijos

 

Un comentario en “Nuestra infancia marca nuestro destino

  1. Da mucha lastima como hay niños que no son tratados con amor , respeto y educación. Ahora vemos en nuestra sociedad las consecuencias de tanta falta de compromiso con la crianza de los niños. Delincuencia, salvajismo yo también me pregunto que hubiera pasado si a esos ahora “delincuentes” los hubieran criado dentro de un ambiente de amor y seguridad.
    Un ejemplo opuesto es el de Bill Wilson.
    Te dejo el link para que leas un poco su testimonio.
    http://translate.google.com.pe/translate?hl=es&sl=en&u=http://en.wikipedia.org/wiki/Bill_Wilson_%28pastor%29&prev=search
    BESOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *