Uncategorized

Uno de mis mejores regalos de Navidad… ¡ustedes!

Publicado el

¡Llegó la Navidad! #mesientofeliz y este será el último post del año #tengomuchapena. Sucede que me voy a España por fiestas, para que mis suegros vean a mi esposo y a mi peque –de paso nomás, a mí, jaja–, así que no veo la luz respecto a algún tiempo para escribir antes del 3 de enero, je.

Imagino que cada uno ha vivido su propio capítulo 2014. Si no lo recuerdan y tienen cuenta en Facebook, él les hace un video con los supuestos mejores momentos del 2014. Increíble cómo se ha pasado el tiempo. Algunas habrán tenido bebés, otros habrán cambiado de trabajo, y muchos habrán experimentado dificultad tras dificultad. Me hace gracia cuando esto último ocurre, pues según la costumbre, se quema un muñeco relleno de basura, papeles, etc. el 31 de diciembre con tal vehemencia y furia que ni las cenizas queden como recuerdo. Sin embargo, ¿de qué sirve esto? Para divertirnos un rato, por supuesto. Para olvidar, no. Recuerden que aprendemos de nuestros pasos si entendemos en nuestro caminar. A ti, ¿qué lecciones te deja el 2014?

Hoy tuve una tarde con una visita muy especial, un sacerdote que es un santo y que bendijo hasta los juguetes de Cristina. Tanta agua bendita noqueó a mi niña y pude mirar por mi ventana el mar y hablar con Dios. ¿Qué esperas de mí el 2015? Dos hojas de mi libreta de apuntes. No espera poco, pero prometió darme fuerza y paciencia (sobre todo en los días que, como hoy, tengo que hacer maletas a las 2 am, grrrr).

Estos días, me conmueve mucho pensar en la Virgen María y en San José. Caminando, ella sobre un burro y él, con un cayado. Las contracciones. La falta de posada. ¡Y dar a luz al lado de una vaca! En estos tiempos hay hasta suites para la mamá, y Dios… ¡no tuvo nadie que lo lavara, le aspirara la garganta y lo limpiara! Y María no tendría la Liga de la Leche cerca… y José, sin el atuendo de doctor ni cámara de fotos. Claro, es una cuestión de tiempos, pero Jesús quiso nacer en ese momento para decirnos aún más: “Te quiero”.

Los regalos, para Él. Y por Él, panetón para mi Raúl, diversión para mi Cris, apachurrones para mis papás y hermanos. Y para compartir la alegría, unos regalitos que, como dice la Plevisani, lleven algo de nosotros. Un agradecimiento especial a mis auspiciadores, a mis amigas emprendedoras, a mi esposo, por apoyarme. Gracias por haberme seguido durante el año, prometo esforzarme por escribir mejores posts. Ustedes han sido ese pequeño cable al espacio que he tenido en mis peores momentos. Ustedes me han recordado que sí se puede, que siempre se puede. Ustedes son uno de mis mejores regalos esta Navidad.

Tarjeta de Navidad

Un comentario en “Uno de mis mejores regalos de Navidad… ¡ustedes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *