Guía de comprasUncategorized

Mis herramientas de antes del trabajo

“El tiempo corre, el tiempo no se detiene, el tiempo sigue su curso (…)”. Nunca olvidaré las narraciones de los partidos de fútbol que de chiquilla oía a través de RPP, donde además practiqué justo en la sección Deportes. Qué tiempos.

Y como el tiempo no se detiene, quienes tenemos que hacerlo somos nosotros, para pensar en cómo encajar 30 mil 405 actividades en el lapso entre que te levantas y sales coheteada a trabajar.

“Pero si se puede hacer en la noche”, piensa el mundo. No, no, mundo, error. No puedes preparar el jugo de plátano con leche en la noche, ni acostar a tu hija con el uniforme del nido para ahorrarte el cambio que se produce con llanto y rechinar de dientes. Todo tiene su momento y lo que es de la mañana, se le debe a la mañana.

Por eso, mi metódico marido ha definido casi con una X roja lugares estratégicamente claves, que señalan una hoja de ruta en la maratón Hidalgo Salazar de cada día. Y yo, antirrutina 100%, he escogido mis herramientas de trabajo a prueba de Cristinas.

1. Crema de peinar Loreal Kids

Mi hija tiene más de Bisbal que de Salazar. Qué rizos, Madre mía. Colchones Paraíso envidiaría esos resortes si los conociera. Ya imaginarán cómo se levanta en la mañana. Y yo que soy la mujer plancha de pelo (o moño apretado para no levantar sospechas de que se me pegaron las sábanas)… No temo. Tengo de aliada a la crema para peinar L`oreal Kids: me pongo un chorrazo en la mano, se lo paso por toda la cabeza y desenredo con un cepillo de esos que usan las princesas para peinarse 100 veces antes de acostarse. ¡Tarán! Un par de coletitas y ya está. Importante: para que aguante los 5 minutos que dura el proceso, la distraigo con algún cuento mientras le digo que la belleza cuesta, hija mía…

WP_20150213_009

loreal_kids_cr.para_peinar_manzanilla_x_300_ml.

2. La tenida básica

Uno puede escoger la ropa desde la noche, pero siempre existe la posibilidad de que en la mañana los planes se arruinen: te ves gorda con esa falda, a tu marido se le cayó un botón, se derramó la leche, etc. Para esas situaciones de emergencia, está el outfit salvador, ese que causa envidia en la chamba, aunque tú sabes que está más percudido que polo de pescador con tanta lavada que le das. Está compuesto por pantalón negro, blusa blanca o turquesa, saco negro (el único que me queda luego del postparto, aunque ya pasaron casi 2 años, buah) y zapatos negros de taco. Ya sé, mucho negro, pero el contraste de la blusa lo hace ver elegantoso, pruébenlo 😉

Mi-Primera-Entrevista9

3. Cartera cálida y cartera fría

Nos encanta lucir carteras. Al tiempo no. ¿Se imaginan trasladar perro, gato y pericote todos los días de un lugar a otro? No hay forma. Entonces, ten a la mano tus dos básicas: la que usarías para tenidas de colores cálidos (una marrón o naranja oscuro, por ejemplo) y una para las de colores fríos (rosa, morada, turquesa). La infaltable negra también es bombera, pero salvo que tu outfit sea muy alegre, podrías pasar por mujer triste ¡y eso no puede ser! Importante: el uso de neceseres. Cuantos más, mejor: uno para el maquillaje, otro para las llaves y chucherías por el estilo, y otro para el celular, usb, fotocheck etc. Dato: En “La Vitrina”, cuadra 2 de Shell, venden unos hermosos a 13 soles.

hakei

4. El botiquín indispensable

Te compraste zapatos nuevos y te salió una ampolla durante los diez minutos que te tomó preparar el desayuno. Encima, tu peque sudó como chanchito en la noche y le salió un sarpullido bravo. Para colmo, notas que su barriga está dura y que pronto dirá “lele panzaaaa”. Ni hablar. En uno de los neceseres ya mencionados, incluyo: curitas, Gaseovet o la marca que toque y Cicaplast de La Roche-Posay. Esta última es una bendición. No tiene un efecto instantáneo, sobre todo si el peque se ha rascado con furia, pero es lo único que me ha funcionado para Cris. A ella le sale en todo doblez de su cuerpo: cuello, antebrazo, debajo de la panza… Hasta que la encontré y santo remedio. Además, es tan suavecita que Cristina misma se la pone y al final suspira.

Cicaplast La Roche-Posay

Finalmente, yogurt bebible de vainilla, tamaño grande. Si por A o B no hay tiempo para el desayuno nutritivo, nos llena la panza de calcio y algunas vitaminas a los tres.

Con esto, entramos al ascensor con la sonrisa de una millennial familia Ingalls.

Un comentario en “Mis herramientas de antes del trabajo

  1. Yo le compraba loreal Kids de manzanilla y fresa a mis hij@s y no se Porque razón no los consigo más, y la verdad que me encantaba como les dejaba el pelo, vivo en Argentina, San Francisco, Córdoba. Por favor necesito que me contesten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *