CrianzaUncategorized

Se acabó el relajo. ¡Empieza el cole!

Por Begoña Songel, Mei Tai Afrodita y la Hora del Té

Yo no sé si mi hijo algún día leerá estas historias, las historias de nuestras vidas y dirá: “¡¡¡Mamá!!! ¿Cómo has podido…?”. Y tendrá toda la razón del mundo, pero… espero que las recuerde con cariño cuando ya no podamos estar a su lado.

Algún día os contaré cómo fue la entrada al nido, hoy quiero hablaros de lo estresante que puede llegar a ser el colegio sin que hayan empezado las clases.

Todo empezó en el 2013, cuando todas las mamás hablaban de los colegios. “Y tú, ¿a cuál lo quieres llevar?”. Yo las miraba como la vaca que mira aproximarse un tren y pensaba para mí: “Tiene dos años, aún queda mucho para el colegio”. Y según me iban explicando cómo funcionan las admisiones del colegio en Perú… a la “vaca” se le fueron abriendo más y más los ojos. Así que comenzamos a buscar colegios como locos.

Unos están demasiado lejos, otros son carísimos, el que me gusta está a 7 Km pero se tardan 45 minutos en llegar, este es solo de hombres, aquel solo de mujeres, ese no me gusta y este…

Sí nos quedamos con este, así que tras mucho buscar, mirar, y discutir, al final nos decidimos por nuestro cole, y nos aceptaron. Hasta aquí todo correcto, pasó el tiempo y estamos en 2015, empezamos de nuevo a buscar papeles (fotocopia del DNI, certificado de nacimiento, certificado de bautismo, 6 fotos carnet… y varias cosas más que ni imaginaba). Pero por si eso no era bastante, resulta que los padres tenemos una clave de acceso a la intranet del centro, mi peque tiene su propia clave. Y allí veremos las tareas, trabajos y proyectos que desarrollará a lo largo del curso.

¡¡¡Por el amor de Dios, que tiene 4 años!!! Y su propia clave de acceso, no exagero. Nosotros le hemos ido diciendo que va a ir al cole de los mayores, que los papás lo acompañan hasta la puerta, bla bla bla. Pero nadie nos ha preparado a nosotros para lo que se nos viene encima. Cundió el pánico, me vi a mi misma de pequeña en el colegio que tanto aborrecía, haciendo manualidades con macarrones y decorando figuras de escayola para el día del padre. Haciendo los deberes interminables después de merendar, luego los cuadernillos de verano, los aburridos copiados y los exámenes sorpresa. Lo bueno es que tan solo será hasta los 18 años, a no ser que quiera estudiar una carrera.

Se acabó la buena vida. ¿Cómo será a partir de ahora?

Empieza el cole

2 comentarios en “Se acabó el relajo. ¡Empieza el cole!

  1. Lo dicho estimada amiga “Se acabó la buena vida”. Competencias “poco inteligentes” en la que se enfrascan el sistema educativo privado… y al que desgraciadamente no podemos renunciar.
    Yhuri Carreazo
    aka Papá Pediatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *