EmbarazoGuía de comprasUncategorized

Mamá Leona

Como saben, soy una mamá híbrida. Ni apego a ultranza, ni desapego. Ni orgánica veggie, ni preservative lover. Tengo en mi cerebro tantas pasiones que si añado una más, no habrá dopamina que me aguante.

Sin embargo, hay cosas que ni qué. O sea, con todo lo que supone ser mamá, una tiene que buscar la mejor atmósfera para respirar. Un lugar donde nos comprendan, hablen nuestro mismo idioma y podamos hacer catarsis por las verduras que Cristina no se comió ayer. Felizmente, he logrado sacar tiempo para encontrar mis huariques maternosos, y el otro día encontré uno que ya no ya, si no se los contaba, no me lo iba a perdonar nunca.

Está en Centro Comercial Chacarilla. No confundir: no es CC Caminos del Inca, es el que está en la misma Primavera, al lado del estacionamiento de Wong. En ese lugar hay tienditas caletas bien chéveres, pero la mejor, sin duda, es Mamá Leona.

Para empezar, que la tienda la montó Paola Carrillo, una abanderada de la crianza respetuosa. Repito, yo no soy fan enamorada del asunto, pero sí reconozco que trato de criar a mi niña lo más pegada posible al apego. Entonces, entras a un lugar donde sales renovada, motivada, aconsejada y empoderada. Recuerdo, por hacer una comparación, que cuando estaba embarazada entré a una tienda de bebés grande y súper ficha. Todo lindo, pero no me aportó nada a mí como mamá. Mamá Leona es distinta: encuentras el porqué a muchas cosas que parecen banales o que solo las consideraste como una opción más en tu vida.

Aquí algunos ejemplos:

Shampoo orgánico, libre de parabenos. ¿Y qué son los parabenos? Unos químicos que se suelen utilizar en la industria cosmética y farmacéutica, y que tienen al parecer efectos cancerígenos. Como para pensársela, ¿no? (dato: no son nadita caros 😀 … no más catálogo de Unique, ¡yeeehhh!)

Matriaventuras Shampoo orgánico Mamá Leona

La famosa Lanolina que usamos cuando el bebé destruye nuestro pezón. La típica que se expone en un mostrador pero nadie te explica cómo usar, teniendo en cuenta que tienes las hormonas revueltas y el pánico ante lo insospechado en la yugular.

IMG_3842

Bañera Tummy Tu. La he visto mil veces y siempre me pareció un balde tonto. Sin embargo, cuando Paola me hizo la demostración con su muñeco, cambié de parecer totalmente. Ya me imagino a mi próximo bebé (algún día, que espero sea pronto, llegará) con el agüita hasta el cuello, calientito en posición fetal y mi brazo cogiéndolo. Salta la lágrima.

IMG_3841Set completo de jabones y óleos. Antes que comprar una crema para labios de Nivea -dicho sea  de paso, el otro día en Inka Farma mi esposo preguntó por un lipstick de mantequilla de cacao ¿y saben qué le dieron? ¡Un labial de Mabelline!- prefiero invertir en algo sano que además me va a durar un montón.

IMG_3840Mats de Noia. Es un básico recontra básico. Créeme que tu traserín y en general la logística de cualquier picnic agradece algo más profesional que un pareo.

IMG_3849Extractor de leche manual Ameda. No conozco muchas de estas cosas porque di de lactar muy poco, sinceramente. Igual, Paola satisfizo mi curiosidad y me enseñó cómo era la cosa. Dicen las entendidas que la mano duele menos 😀

IMG_3851

Y así, mil cositas más. También hay ropa de maternidad bravaza (ok, puedes estirar tu polo o comprarte un XL, pero tú que trabajas, ¡tienes que verte regia!, y si no trabajas, ¡tambièn! Aunque sea un par de cosas lindas debemos tener: para un cafecito, una reu, la ofi… Ohh, me olvidaba… los PRECISOS portabebés ergonómicos de bandas cruzadas. Fue casi lo primero que conocí luego de que nació Cristina y mi historia con ellos ya la conocen. Son una delicita.

Bueno, les dejo el datazo. Dense un tiempito y salten a mi nuevo huarique, donde todas las mamás -btw, ¿por qué todas las tiendas hacen referencia al bebé y a la mamá solo si es maternidad?- somos unas leonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *