CrianzaUncategorized

La iglesia no es para los niños, dicen

Llegó la Semana Santa, el momento más importante del año para los católicos. Por eso, esta vez toca escribir mi post “santo”, je.

A ver. He escuchado más de una vez: “¿Por qué llevas a tu hija a la iglesia? No es un lugar para niños”. Hoy he masticado esa idea. Mmm… y pienso exactamente lo contrario: que la iglesia no es un lugar para adultos.

Resulta que cuando uno entra a una iglesia para ir a misa o para rezar, hay que ser bastante niño para sacar el máximo provecho de la situación: tener todos los sentidos aguzados, querer aprender, buscar protección, pedir dulces también para nuestros hermanos, asombrarse.

¿Cómo me veo yo en misa? Mirando la cartera de la del costado y buscando la zona con más vacío porque soy gentefóbica. ¿Y cómo veo a mi hija, de casi 2 años? Atenta a todo. Aunque ha ido muchas veces al mismo sitio, siempre observa las imágenes y busca a la Virgen para saludarla y despedirse. A ratos tamborilea sobre el reclinatorio, pero cuando toca el Padrenuestro, junta las manitos y me mira con ojitos de entusiasmo para que yo también lo haga. Al terminar de rezar, dice “¡bravo!” y hace la cola con emoción en el momento de comulgar -que para ella es ir a ver a Jesús.

niños rezando

¿Qué entenderá mi chiquitina de todo eso? Poco, probablemente. Lo que tiene, sin duda, es fe, y en un mundo donde nos falta creer, confiar, desestresarnos y recordar que Dios es Padre, es un don que pienso debemos valorar y fomentar.

Por otro lado, la mochila de hábitos, principios, modelos, etc. que queremos que nuestros hijos tengan a mano cuando sean grandes, se llena precisamente en esta edad, hasta los 5 años más o menos. Todo, toditito lo que hacemos, es para ellos algo ejemplar. ¿Y qué mejor, si tú amas a Jesús y a su Mamita, que tu peque también lo haga de forma tan natural, con solo un empujoncito tuyo?

Por eso, Cristina va a la iglesia desde que tenía 10 días de nacida. Espero que siga yendo cuando tenga 10 nietos nacidos, je.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *