MatrimonioUncategorized

El valor de la confianza

confianza

¿Qué vale más que un iphone 7, más que pañales gratis durante 3 años, más que el depa + el auto de Interbank? Correcto: la confianza en una relación, cualquiera que esta sea: laboral, sentimental, de amistad. Aquí, en unas líneas, te cuento cómo, a mi parecer, va la cosa si hablamos de matrimonio.

La unión con el esposo, con la esposa, es como la de dos masas de tierra ni muy secas, ni muy húmedas, de modo que puedan moldearse la una a la otra. La entrega, la paciencia, la empatía, hacen que esa masa resultante se convierta cada vez más en una y única. Sin embargo, como suele pasar en las construcciones, hay un elemento que hace de pegamento Triz: la confianza. Si esta se pierde, ya imaginarán qué sucede.

Para que el pegamento no se quiebre o gaste nunca, es necesario fortalecerlo a través de acciones -lamentablemente, las palabras sirven de poco en estas lides-. Por ejemplo: ¿Qué necesidad de poner clave a tu celular? Ok, para alejar la tentación de que los peques compren juegos con la clave almacenada de tu tarjeta. Buen punto. Pero… ¿a la hora de dormir también?

Un amigo me dijo el otro día: “Yo nunca le pongo clave a mi celular. Lo dejo en mi mesa de noche en una posición y sé que mi esposa lee mis mensajes, porque amanece colocado de otra manera. La verdad, no me molesta, las mujeres son así, desconfiadas, y mi chamba es darle la seguridad de que le soy fiel”.

Otra estrategia es esa que dice “la mejor defensa es un buen ataque”. ¿Qué necesidad de que tu esposo o tu esposa busque en la calle lo que debe encontrar en casa? Cariño, atención… Es cierto, uno se agota físicamente y cocinar, coser un botón o hacer dormir a los niños es un exceso. Empatía, gente. Como quieres que te amen, ama… y más.

Una idea final de muchas que pueden salir por ahí: cuéntale lo que más te cuesta contar: si te gastaste dinero en zapatos nuevos, si rompiste uno de los 6 hermosos vasos que les regaló la matriarca de la familia, o si olvidaste comprar el jarabe para la tosífera bebé.

Cuiden su matrimonio. Por ustedes, por sus hijos, por una sociedad que necesita a gritos el valor de la confianza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *