EmbarazoUncategorized

Ya había olvidado lo que es estar embarazada

Ya había olvidado lo que es estar embarazada. Con tan solo dos años de diferencia, no recordaba los ascos matutinos -ni vespertinos, ni nochecinos-, el sueño power o las ganas de clavarle un lápiz a los taxistas que cierran el paso. Menos aún que la pila se escapa desde las primeras semanas -“pañal mamá” le llama Cristina a mis protectores higiénicos, que ahora hay que comprar por ciento- y que Batman + Robin se llaman ahora Primperán + galletas de soda. Es que dicen que cuando nace el peque, los oscuros 9 meses transcurridos se almacenan en un lugar recóndito de la memoria -felizmente-.

sintomas embarazo

Luego de tener a Cris, me prometí que en el siguiente embarazo luciría regia y todas dirían: “Así quiero estar yo cuando salga embarazada”. No tanto por un tema de vanidad, sino porque es realmente un tiempo en el cual una mujer es más especial que nunca: ¡alberga una vida en su interior! Hoy siento que estoy lejos de mi fashion goal: ha aparecido el botón-liga y la blusa ancha que todo lo disimula, pero no pinta nada. Qué frustración.

Como en la película “What to expect when you are expecting”, donde sin duda, me siento como Wendy Cooper:

¿Saben qué es lo que me anima en la tormenta? El cariño de la gente. Es lindo que se preocupen por una, pero más lindo es saber que puedes despertar en las personas un espíritu de entrega, de servicio y hasta de compasión. Que con solo ser, puedes hacer que los demás descubran su lado amable y su mejor yo.

Y también me anima, claro está, pensar que mi bebé nacerá rodeado de mucho amor… aunque hoy yo sea pura progesterona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *