CrianzaUncategorized

¿Poner la otra mejilla?

Si hay una madre que tiene más dudas sobre educación de los hijos que pelos en la cabeza, esa soy yo.

¿POR QUÉ NO EXISTE UN MANUAL CERTEEEEROOO? ¿PARQUÉEEEEEE?

Captura de pantalla 2015-09-20 a la(s) 22.47.46

Ok, no hay manual, ya lo entendí. Solo tips, consejos, recomendaciones…. que sirven pero no son fórmulas mágicas, lamentablemente.

Cuando a mi Cris le entra la histeria (por sueño, fastidio, fenómeno El Niño o whatever) llora desesperadamente sin cesar. “No quero, no quero, no quero”. dice. No quiere leche, pero quiere; no quiere dormir, pero quiere, no quiere que la cargue, pero quiere. Dicen que cuando un niño hace pataleta una no debe dejarse afectar (al menos parecerlo)… qué difícil, porque no sabes cómo exactamente calmar su dolor y no llega a tu mente la fucking bendita solución.

Lo que tengo claro, como leí alguna vez, es que lo peor que podemos hacer es molestarnos. Ellos quieren llamar nuestra atención y si reaccionamos con cólera, se desconciertan por haber conseguido el efecto contrario y se sienten peor. Todo se convierte en caos, aunque creamos que estamos poniendo orden y dejando claro quién manda.

¿Ser permisivos? No. Sin embargo, hay momentos y momentos para corregir. Y durante la rabieta, no es el momento adecuado.

Cierta vez, Cristina de pura ira me quiso arañar. Al comienzo le di un manazo y le dije: “A mamá no se le hace daño”. Luego pensé: “Ella se está sintiendo mal por algo que no sé y creo que en vez de aumentar su dolor, debo acompañarla”. Esa es la verdadera crianza con apego: estar ahí. Entonces, le dije: “Toma mi mano, pégame, aunque lo hagas, mamá siempre estará contigo”. No me pegó más y se le fue calmando el llanto.

Me hubiera gustado saber que eso la ayudaría, durante los primeros 5 minutos de su histeria. Lo entendí como a la hora y desde ya sé que no es la fórmula mágica para la próxima -que de todas maneras ocurrirá-, pero al menos sirvió y es un recurso que puedo compartir con ustedes para que lo guarden, como yo, en la maletita del Dr. Chapatín, listo para cuando se vuelva a necesitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *