CrianzaUncategorized

El popón rosa y la tetina vieja

Sí, eso que venías pensando es verdad: Una de las causas más comunes de las crisis familiares -al menos, maritales- es la desaparición repentina de los objetos que generan obsesión – compulsión en nuestros peques. Sí, el chupón viejo, la tetina masticada, el peluche sin pelos. Socorro.

¿Creíste alguna vez que tenías demasiado apego por las Converse que usaste en la universidad o el álbum -físico- de tu promo del cole? Pues, ahora seguro lo estás comprobando -si todavía no, ya te llegará el día-, lo de ellos es mucho peor. Es terrorífico. De solo pensar en que el carrito sin llantas puede desaparecer, tiemblas, ¿cierto?

1183409

Estoy contigo. Raúl y yo hemos pasado las de Caín cada vez que hemos perdido el popón rosado de Cristina. Los primeros meses de vida, creo que le daba igual qué se metía a la boca; ahora, TIENE QUE ser SU POPÓN. No cualquiera, no, señor.

Y justo, una de las veces más dramáticas fue cuando viajamos a España a ver a mis suegros. ¡¡¡Perdimos el popón en la caaaalleee!!! Recorrimos hasta las islas Baleares buscando el famoso Avent, y nada. Compramos N chupones y no quiso ninguno. Ahora que recuerdo ese episodio, no sé cómo no nos volvimos locos, si todavía quedaba el regreso en avión -12 horas- sin la cosa esa en su boca. Debe haber sido algo bien traumático porque no sé cómo lo sobrevivimos, fácil entré en estado de shock y mi mente lo bloqueó.

Ahora, con 2 años y medio, se ha unido al equipo el teté verde, compuesto por una tetina amarillenta y un hueco del tamaño de una fosa nasal, pero suyo, al fin y al cabo. ¿Quieres tu leche en taza, hijita? Fuiiiira, la taza de leche para la hora del lonchecito, mamá, yo duermo con mi teté. Y no olvides que es verde, no rosa, ni rojo, ni azul.

Ciertamente, es más difícil perder un biberón que un chupón, pero veo venir el día en el que la tetina amarillenta pida tregua y la tacita de Peppa/Pocoyó/Princesas/Minnie no esté a la altura de las circunstancias.

¿Que debo ya quitarle el biberón, el chupón y demás ansiedades? No, please, ahora no. Peace and love. Suficiente con la despañalada y los terribles dos años + próxima llegada del hermanito. Pare de sufrir, hermana madre, que ese momento de todas maneras llegará (y no estoy habilitada como para que sea ahora).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *