Crianza

El día de… ¿la niña?

Hace poco fue el Día del Niño. Las tiendas alocaron a los chiquillos con sus jugueterías y sus Wongderlands y bla bla. Mi Cristina, de 3 años, hasta ahora no sabía nada del asunto… pero tuvo que llegar la madrina chocha con su celebración y su regalo y listo, chip dentro. Un issue más en el año.

Una semana después del laberinto, la gorda me dice: “Mamá, ahora es el día de las niñas”. “No, hijita, fue la semana pasada”. “No, mamá, fue el día de los niños, ahora es el día de las niñas”.

Plop.

Espero de corazón que haya sido una viveza suya para sacar doble botín, y no una sutil lavada de cerebro proveniente del oscuro reino de la ideología de género.

En fácil: las promotoras –en su origen, feministas radicales–, quieren que pensemos que el sexo (hombre o mujer) se elige, no se nace con él. O sea, yo soy mujer porque escogí serlo, no por mi naturaleza. Y no, no debo dejar que la sociedad ni nadie de este planeta me meta la idea en la cabeza de que el sexo –que ellas llaman “género” – está definido desde que el óvulo de mi mamá y el espermatozoide de mi papá se unieron en una sola célula.

Luego de muchos años de ser relegadas –según las feministas–, llegó el momento de terminar con lo que nos ata a nuestras casas, lo que nos deja como unas inválidas, eso que tenemos no porque lo elegimos sino porque nos tocó: la maternidad. Seré mamá solo si quiero y cuando quiera, y seré tan importante en la sociedad que no pueden considerarme dentro de “ellos” tercera persona plural, no. Tómense el tiempo de decir “ellos y ellas”, “los hombres y las mujeres”, “los niños y las niñas”, “los maestros y las maestras”. Al diablo si la RAE ya dijo que no es necesario y que es una huachafada… seguro que ahí hay puro machista.

ideologia_genero

Consecuencia: Si a tu hijo le dicen que no es niño ni niña, ¿qué crees que pasará por su cabecita? ¡Una incertidumbre y confusión terribles!

Pero ¿por qué se le quiere hacer esto a los niños? Poderoso caballero es el buen (o mal) dinero, pues. Si una mujer puede elegir ser madre a los 45 años, cuando ya vivió, ya conoció el mundo, ¿a quién creen que enriqueció? A los laboratorios de anticonceptivos y contraceptivos, a las clínicas abortistas y, finalmente, si decide que al cabo que sí quería ser mamá, a los centros de fertilidad asistida.

En serio, no quiero criticar a ninguna mujer por sus decisiones, solo soltar una alerta a las que somos mamás acerca de lo que se viene para nuestros hijos. Por favor, cuídenlos. Que si tu hijo un día te dice que tiene una tendencia distinta a la de su sexo, que no sea porque un extraño le lavó el cerebro cuando era niño. No permitamos que le hagan ese daño a nuestros pequeños. Revisa qué videos mira, qué juegos tiene, cómo se comporta con sus amiguitos. Chequea los libros de su nido o colegio y conversa con él.

Y si tienes hijas mujeres, ayúdalas a enterarse de su valor, de que son preciosas no solo por ser personas, sino por el incalculable don de la maternidad. Que se hagan respetar no a través de ministerios o derechos ad hoc, sino a través de su propio comportamiento. Un ama de casa es tan digna como la gerente general de una empresa -¿cómo puede ser el hogar una cárcel?-, las dos son igual de valiosas, y a las dos, de todo este entripado malvado, debemos proteger.

Para entender mejor la ideología de género, mira este video:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *