Mujer mamá

Si sueltas al fin, al fin, al fin

Insomnio, otra vez. Sí, mamá, ya tomé Dulces Sueños, pero nada ha cambiado. Y también me adelanté a ver el final de la novela -no soporté más la curiosidad de saber si el guapote terminaba triste… y así fue, Dios, ¡por qué! Buahhhhh-. Entre la ansiedad, el Salbutamol y mis frustradas ganas de dominar el mundo, espero ganarme un pase al Cielo aunque sea de reventa. Todo quiero hacer a la vez, pues.
Ser la esposa jodida pero perfecta; ser una madre paciente, fuerte y sorda, ser flaca y pagar mis deudas mañana. Quiero expresar mis emociones en el momento justo y no matar a nadie en el intento. Quiero aprender a manejar como taxista, quiero que mi hija sepa ya nadar y que Rafael nos deje comer en paz cuando vamos a un restaurante. Quiero dejar de sentir culpas, quiero que mi esposo duerma una noche completa y que mi familia no coma lo insano que le doy.
Quiero ir a ver La Bella y la Bestia al cine, quiero ser lacia por siempre y tener cejas. Quiero hacer oídos sordos a las críticas destructivas y caer en coma por 5 minutos. Quiero que la gente vea más allá de mis defectos y se den cuenta de lo camiseta que puedo llegar a ser si me conquistan. Ya no quiero que me defrauden, ni defraudar. Quiero leer los libros que he comprado en los últimos años y siguen pudriéndose en el estante. Quiero que mis carteras no huelan a moho y tener una colección grande de hilo para coser. Quiero tener un comedor y quiero saber que mi placenta nunca más le hará daño a un bebé mío. Quiero tener una pijama de verano manga larga, porque me da frío en las noches. Quiero que Cristina como todo y de todo. Quiero pasar mis sábados en la ecoferia de Reducto y tener dinero para comprar todos las semillas habidas y por haber. Quiero tomar Coca Cola sin que me haga daño. Quiero practicar algún deporte. Quiero terminar de decorar mi depa. Quiero me devuelvan lo que me quitaron sin motivo.
Y lo quiero todo a la vez, por eso estoy neciamente sentada escribiendo mi lista para Papá Noel 2017, esperando que a nadie se le ocurra decirme cómo lograrlo porque el propósito de esta nota es solo catársico. Además, Ash -película “Sing”- me lo repite todos los días en la muñeca de MC Donald’s. “Cuando sueltas al fin, al fin, al fin… (…)”.
Soltar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *