Uncategorized

Los “pecados escolares” de mamá

En todos los nidos o coles están, es imposible que no haya al menos una: me refiero a las madres afanosas. Feliz Infelizmente son pocas, ya que su capacidad de intromisión compromiso y perfección educativa es admirable y ejemplar.

Así que no te sientas mal si a veces mandas lonchera de vikingo o llevaste a los peques sin peinar el lunes. Las desastrosas, en el real world, somos la mayoría (mal de muchos, consuelo de tontos… ¡qué viva la tontería! jeje).

Created by Katemangostar – Freepik.com

1. Las zapatillas sospechosamente limpias

“Yo me hago la loca con la lavada de las zapatillas blancas. Les paso pañitos húmedos cuando están sucias y solo lavo los pasadores…. hasta que es inevitable meterles detergente de verdad (varias semanas después, claro está)”. Carla.

2. “El valor” de la semana

“El nido me envía los lunes una ficha en la cual tengo que ir poniendo, día a día, con stickers, si mi hijo hizo o no hizo la actividad propuesta: poner la mesa, compartir sus juguetes. Yo hago trampa: espero al domingo y los pego de a una sola. Es que diariamente es imposible, lo último que recuerdo cuando llego del trabajo es el famoso sticker”. Laura. 

3. La lonchera nutritiva

“Yo le enviaba a mi bebé, a la guardería, solamente sopa como almuerzo, porque no sabía que más darle… hasta que la profesora me dijo que le diera alimentos variados… y ahora ya lo hago, je”. Carmen.

4. Papilla para mamá

“Mi niña está en guardería, y me he olvidado de cosas a veces… Una vez, me olvidé de enviarle los biberones. Me llamaron para decirme y casi me pongo a llorar, me sentí la peor mamá del mundo. Felizmente tenían un biberón para emergencias y me solucionaron el día. Otro día, en vez de dejarle a ella su lonchera con papilla, le dejé la mía con comida de adulto. Para mi buena suerte tuve un flashback: me vi sacando y entregando mi lonchera, jaja… paré el carro, abrí la maletera y vi su lonchera. Media vuelta para hacer el cambio, jaja…”. Natalia.

5. El rico olor de la colonia

“Los domingos son medio caóticos para la familia. Por más que quiero, no logro bañar a Paloma en la noche…. y menos en la mañana del lunes, porque tenemos que salir volando al nido. Entonces, aplico pañitos húmedos, pero no son suficientes para las uñas negras de tierra del parque… Para que no me delaten, la baño en colonia, así la miss se concentra en su rico olor y no le mira las manos, jaja”. Maricarmen.

Y tú, ¿tienes algún pecadillo escolar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *