¿Niños chusma?

Es casi impensable hoy en día, pero existe en la vida real el “no te juntes con esa chusma” de la inolvidable doña Florinda. Claro, no se dice tal cual, pero ocurre todos los días donde menos te lo esperas: en el cole de tus hijos.

Así, es, querida: nunca faltan mamás (ni papás) que le dicen a sus hijos con quién jugar y con quién no. Quizás tengan buena intención, pero yo lo siento tan… feo, sobre todo cuando son niños. Es cierto que hay algunos pequeñines que son bien terribles y, normalmente, buscan secuaces. Sin embargo, nada justifica que se les margine y, menos aún, que se les etiquete, ya que ellos no tienen la culpa. Las causas de una conducta incorrecta pueden ser muy variadas y, en todo caso, no es el niño quien se las inventa.

Estate atenta a lo que te cuente tu peque sobre lo que pasa en su salón, para que puedas, en la medida de lo posible y si es necesario, ayudar. Piensa en la mamá del chiquitín travieso: ¿Crees que es fácil para ella? Tal vez está vendiendo su riñón para pagar terapia psicológica y podría necesitar una palabra de aliento, en lugar de un chote colectivo.

Además, nuestros hijos tampoco son perfectos. Quizás no se escapan de clase ni le escupen al profesor, pero algún defectillo tendrán.

En serio. Recuerda que el ejemplo enseña: dale una lección de caridad, de comprensión, de solidaridad a tus hijos. ¿No es justamente de eso de lo que carece el mundo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *