No más consejos, plis: dame un abrazo

No sé si por ser mamá me he vuelto más sensible que antes -una bomba de hormonas drama queen, más o menos-, pero últimamente valoro muchísimo cuando alguien hace un comentario positivo sobre mi chamba como madre. Cuando alguien pronuncia frases que no tienen un “pero” en el medio, que simplemente son y punto: “Eres buena”, “eres alegre”, “eres sacrificada”… sin ese “pero” que significa: eres buena, alegre, sacrificada, pero no tanto. Sin ese “pero” insatisfecho que exige perfección, que muchas veces friega porque le quita el brillo al talentito que, con mucho esfuerzo, y lágrimas, y autoculpa, y desculpa, y bla bla, lograste.

Mi tía Inés es de esas personas que no usa el “pero”. Al menos, con sus sobrinos manganzones como yo, no. El otro día hablé por teléfono con ella -qué rico es escuchar su voz, y qué odioso es el Whatsapp- y me dijo, como siempre, “¡hijita, cómo estás, cómo están los chicos!”. Luego, me levantó el cogote hasta que mi nariz tocó el techo, y deseé meterme en el celular para darle un abrazo y que me rascara la cabecita: “Hija, ahí te veo en el Face todo lo que haces con tus hijos… cómo trabajas y te das tiempo para jugar y reírte con ellos, qué trome”.

– Tía… ¿en serio?
– Claro, hija, lo que haces es muy valioso porque seguro llegas cansada, pero aún así haces cosas con ellos.
– Tía pero… la gente piensa que las mamás no debemos trabajar.
– Ay, hija, la vida es así, tú tienes que trabajar y haces lo que puedes y lo haces muy bien.

Pucha, de verdad que me quedé impresionada, congelada, conmovida, absorta. En esta sociedad desgraciada que solo sabe exigir, exigir y exigir; que juzga y prejuzga con impresionante descaro; que no promueve la conciliación trabajo-familia para que las madres y los padres podamos educar sanos y felices a los próximos líderes de las naciones… está mi tía Inés para dar aliento, ánimo, esperanza.

Vales más que la selección peruana de fútbol, tía Inés. Tú no solo mereces ir a Rusia: tú mereces ir al Cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *