Guía de compras

“Dime que me amas”: joyas con las que darás que hablar

Volví al trabajo para ganar el pan nuestro de cada día, después de las vacaciones de Navidad. Uf, qué sopor. Ya me había olvidado lo que era llegar a casa muuueeerta, con ganas de hacer un crucigrama y desmayarme. Pero si algo necesito en la vida, como el pan y la palta, es escribir. Así que aquí estoy, para contarles la historia de Patricia.

Por motivos X, tuve que ir un día a su oficina. Como tú o como yo, ella trabaja en una empresa. Era diciembre y había un montonazo de cajas etiquetadas: “Familia Pérez”, “Familia Sánchez”… contenían juguetes, alimentos y útiles escolares para personas necesitadas. “Y eso que ya hemos enviado como 1500”, me dijo. Luego, vi en su escritorio una bolsita de papel que tenía impreso “Dime que me amas”. Nombre poco común para una marca, ciertamente. Pero resulta que sí lo era, y además suya: Patricia hace unas joyas que te mueres.

 

 

“Me relaja, no sabes lo bien que me siento cuando me pongo a diseñar y elaborar las pulseras, los collares, los aretes… es un momento de mucha paz”. Momento de paz que, no lo olvides, necesitamos las mamás para atender a nuestros cachorros con el mismo candor de Caroline Ingalls.

Me enseñó una pulsera muy sencilla, pero lo que más me impresionó (lo vi en los lugares donde vende) fue la originalidad. Sus joyas son el tipo de accesorios que, a primera vista, dices: “Yo no me pondría esto, es un poco llamativo”, pero cuando te lo pones, nadie te lo saca. Es que estamos acostumbradas a las típicas argollas o aretes de punto, a las pulseras de aro o, como máximo, a los collares que tienen flores grandes y están de moda (y te dejan desnucada de lo pesados que son).

Chequea:

 

Puedes ponerte tu camiseta blanca de 3 x 20 soles y, con uno de estos collares largos y la pulsera, la gente ni se fijará en tu polo. Este tipo de accesorios pueden cambiar el alma de un outfit y pasar de ser la madre aburrida a la “look”, como dice mi hija Cristina.

Si no eres tan osada, estas pulseras serían más adecuadas:

 

 

Si vas a tomar un café (o a la bodega, da igual), estos aretes harán que nadie se fije en tus ojeras. Unos vintage increíbles (ojo: si eliges estos, el collar tiene que ser sencillo, o al revés, aretes sencillos con collar jala ojo).

 

 

Entra a la página de Facebook de Dime que me amas y mira todo lo que Patricia tiene para ti. No, no son las cajas con juguetes, esas ya tuvieron destinatario: ella te ofrece la oportunidad de retarte a ti misma, de sentirte diferente y de ser una mamá chambeadora totalmente disruptiva -de esas que no abundan, pero son las que pueden salvar el mundo-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *