Embarazo

Muestra fotográfica (¡y en 3D) de la vida que debemos respetar

Hace algunos años me enteré, de primera mano, lo que es la cultura de la muerte. Esta, lamentablemente, gobierna el mundo con una careta de protección a la mujer, principalmente.

Según la cultura de la muerte, el dinero está por encima de la vida. Yo diría que es una especie de sicariato, aunque peor, porque promueve incluso el asesinato de bebés que se encuentran en el seno materno, por parte de las mismas madres. De terror.

Es muy duro encontrarse con mujeres embarazadas que han decidido abortar, sobre todo cuando saben exactamente lo que van a hacer. No, en la mayoría de casos, no son víctimas de violación que quieren olvidar el tremendo daño sufrido: muchas veces, son personas que no quieren dejar sus estudios o su relación amorosa por un embarazo no deseado. Entonces, toman la salida más fácil: desaparecer el “problema”, matarlo. El detalle es que no están echando a la basura algunos kilos de más o una larga cabellera: están tirando al tacho, literalmente, un ser humano en desarrollo.

Uno puede poner mil justificaciones, pero lo cierto es que nadie tiene derecho a decidir por la vida de nadie, aunque sea un pequeño embrión que depende del seno materno para ejercer su primer derecho como persona: la vida. Entonces, ¿qué se hace en los casos verdaderamente problemáticos (una enfermedad, una violación)? Se busca una solución en la cual se proteja la vida de los dos: de la madre y de su hijo, sea este querido o no.

No está de moda decir estas cosas. Uno prefiere callarse ante el tema del aborto para no quedar como un conservador puritano huacala que está en contra porque su religión así se lo dicta. No entiendo por qué estamos tan pendientes de lo que piensan de nosotros los demás, pero en fin.

Por eso, me encantó enterarme de que la Universidad Católica San José ha organizado una muestra llamada “El regalo de la vida”, con imágenes que explican el desarrollo del ser humano desde el momento de la concepción. Nada religioso o ideológico, pura ciencia -más fácil de aceptar sin sentirte cucufato, ¿no?-.

La primera imagen, por si alguien no logra verla bien, es de pequeñas maquetas que explican visualmente las etapas del desarrollo embrional. Casi como ver cómo fue tu hijito al mes, a los tres meses, a los 7 meses… es increíble ver su desarrollo desde que era una célula hasta convertirse en el bello bebé -sea de la edad que sea, un hijo es siempre nuestro bebé- que tienes hoy en tus brazos.

La muestra comenzó el 7 de mayo y durará hasta el 31 de este mes. El ingreso es libre, de lunes a viernes de 2:00 a 5:00 pm y sábados: 9:00 a 1:00 pm. No se la pierdan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *