Mujer mamáUncategorized

¿Qué son las flores de Bach?

Todas pasamos por momentos en los cuales quisiéramos escondernos debajo de la cama, huir unos minutos de la realidad y soñar que somos Blanca Nieves en el bosque. Las emociones se nos juntan y, como dice un meme, no sabemos si pedir un abrazo o un millón de dólares.

Descubrí, un día en la oficina, que la manzanilla me ayuda un montón a calmar mis ansias de todo y nada a la vez. Sin embargo, cuando conocí las flores de Bach, todo se puso mucho mejor.

La idea es que, muchas veces, los dolores de estómago o la migraña (por poner algunos ejemplos) son producto de emociones negativas, como el estrés, la culpa, la tristeza. Somatizamos, pues: convertimos a nuestro cuerpo en la expresión de lo que pasa en nuestra cabeza y corazón. Con las gotitas de las flores de Bach, todo entra como en una especie de armonía y, dicho en sencillo, nos tranquilizamos, estamos de mejor humor, etc.

Debo aclarar que yo soy bastante pegada a los químicos: si me duele la garganta, tomo una pastilla, no una cucharada de miel. Pero no le cierro la oportunidad a nada, porque a la vez soy consciente de que lo natural es mejor. También debo decir que no creo en eso de las energías y las vibras y los chaqras. De esto, a lo único que le doy crédito es a la acupuntura, me parece genial (aunque no entienda cómo funciona).

Por eso, que yo te recomiende las flores de Bach para que te sientas con el cerebro menos apretado es porque de verdad funcionan. He probado el Rescue Night (para evitar el insomnio), el Rescue Remedy (cuando algo te altera de manera fuerte) y son muy efectivas. Las dosis varían según cada persona; además, personalmente, las mezclo con manzanilla y súper bien. Producen el relax justo y necesario como para que no te desnuques frente a la compu (o sea, no son somníferas).

Ojo: igual es bueno hacer ejercicio, alimentarse bien, desarrollar la inteligencia emocional, etc., pero si puedes apoyarte de algo más que, encima, es natural, vale la pena intentarlo. Por nuestras familias, por nosotras mismas: ¡No se vale andar alteradas por todo y no disfrutar plenamente de la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *