CrianzaGuía de compras

Casa ordenada… ¿con hijos?

Todas tenemos la experiencia de que cuando hay niños en la casa es prácticamente I-M-P-O-S-I-B-L-E que haya orden por más de quince minutos. Si no son juguetes, es comida; si no es comida, son los cojines de la sala… siempre hay algo fuera de su sitio y, encima, en el lugar más impensable: ¡cuántas veces la crema de poto de mi Rafa ha terminado en el cuarto de Cristina como alimento de sus muñecas! En fin, reina el caos.

Sin embargo, el orden es algo que se puede educar desde los cero años. Así como lo lees. Claro, un recién nacido no va a juntar sus medias; a lo que me refiero es a que desde que son chiquitos, podemos ir trabajando el hábito de dejar cada cosa en su sitio.

Algunas ideas para tener en cuenta:

  1. Todo empieza con el ejemplo. No saben cómo me cuesta a mí el orden. Soy comunicadora, creativa, bohemia y ansiosa; por tanto, lo que más disfruto en mi vida es la armonía que hay en mi caos. Felizmente, mi esposo sí es ordenado -aunque se excede, para mi gusto-. La cuestión es que tengo que esforzarme: es claro que el orden da paz y eso quiero para mis chiquis.
  2. Dales herramientas. Si los niños no tienen donde colocar sus juguetes, ropa, zapatos, ¿lo van a hacer? A propósito de esto, juuusto estos días están con oferta los productos de Mandi handmade.  Esta marca me encanta porque ofrece cosas súper prácticas y totalmente regalables (dile a la madrina que se ponga, pues, aunque sea fifty-fifty por Navidad :p). Por ejemplo, este playbag que, además, se pliega y tiene asas como para llevarlo al parque; y la bolsa de juguetes que es imprescindible para cuando empiezas la canción “a guardar, a guardar, cada cosa en su lugar (…)”:

3. Intenta que los sitios que establezcas para que guarden sus cositas estén a la mano. Si pones el táper de los juguetes en la parte más alta de una estantería… :/ Ah, que la tapa no sea tan complicada de abrir o cerrar.

4. Es usual que los niños jueguen en la sala: porque es más grande, porque están acompañados, porque ya casi nadie vive en casa con jardín y patio, etc. Sin embargo, trata de que no identifiquen “sala = lugar de los juguetes”. Allí los pueden utilizar y etcétera, pero que el mueble del televisor no se convierta en la habitación de Barbie perennemente (solo mientras está jugando).

5. Fomenta que sean ordenados también con su ropa, zapatitos, pañales, etc. O sea, no solo con sus juguetes: lo otro también les pertenece y pueden, a cierta edad, empezar a responsabilizarse por eso.

Bueno, fin del sermón. Espero que te sean útiles estos consejillos. Te dejo un reto para esta semana: que tus niños dejen algo específico en su lugar: zapatos, calzones, plastilinas. A ver cómo nos va 😉 .

¡Nos vemos!

La Majo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *