Cuando me enteré de que me quedaría sin empleo, no sé por qué sentí terror y, a la vez, paz. He pensado que esa «paz» era más bien un bloqueo de mis sentimientos, pero hasta ahora siguen bloqueados así que quizás no fue eso xD. Quizás fue que alguien decidió que era necesario, en este momento de mi vida, que Mamá Majo profesional tomara otro camino, un camino que hoy por hoy me hace más feliz -aunque no por eso le agradezco a ese «alguien» dejarme sin chamba- teniendo en cuenta el gran panorama de oportunidades que tengo por delante -¡mi cabeza corre a mil!- y, que hasta ese momento, solo habían sido un hobbie más de mi hiperactivo lifestyle.

Bueno, pero como dije, igual sentí terror. Uno, de manera natural, le teme a lo desconocido, y yo no soy la excepción. Nunca he trabajado como independiente y, de hecho, ahora que lo soy, confieso que me cuesta un poco. Veo el futuro lleno de luz, me siento tranquila; sin embargo, en estos mis primeros quince días como freelancer oficial solo he descansado de manera forzosa para llevar a mis chiquis al zoológico, antes de que recomiencen el cole. Si eres de mi nuevo equipo, estarás pensando: «¡Bienvenida! ¿Te creías que iba a ser fácil, mamacita? No, querida, para nosotras time is money«, y no tener seguro el money del mes es una gran tentación para aceptar desmedidamente cualquier tipo de encargo e, incluso, a cualquier precio.

Pero aquí estoy, Con mi ruma de útiles sin forrar, a medianoche, tomándome un vasito con agua helada y repasando las lecciones de un curso online bravazo sobre cómo ser freelancer, al cual me apunté días antes de dejar mi querida oficina. Es que como dice la psiquiatra Marian Rojas, a la cual sigo fanáticamente por YouTube: «La felicidad no es lo que te pasa, sino cómo interpretas lo que te pasa». Y yo interpreto que esto, hoy, es lo mejor que me puede haber ocurrido, y doy gracias a Dios ,y seguiré con mi curso para ver cómo co… tengo que organizarme para que no se diga que érase una vez una mujer a una pantalla pegada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *