¿Y… qué fue de tu esposo?

Tú, que tienes esposo: ¿Te has puesto a pensar, en medio de la vorágine de tu maternidad, que él también te espera cada noche? Como dice la canción, “(…) dependientes y carentes de tu fuerza, mujer”. Pufff… no, no basta con que uno te jale de la pierna, la otra Leer más…