Post del día

No hablaré de la leche, los pañales o la ropa interior, qué aburrido. Vamos a recordar, mejor, las cosas lindis y bonis que les compramos a nuestros chukys chiquis… esas que se presentan ante nuestros ojos -porque jamás las buscamos, ¿no? ellas se cruzan en nuestro camino- y nos hacen latir el corazón, chillar discretamente “aaaahhh” y meter la mano a la cartera: